Ciudades accesibles: que tu discapacidad no te impida disfrutar de Lisboa

Siguiendo con nuestra serie de ciudades accesibles, la bloguera de viajes Jay Abdullahi te da los mejores consejos para que disfrutes de una Lisboa accesible

Lisboa tiene la mezcla perfecta: bonitas vistas, deliciosa comida y una historia muy interesante
Lisboa tiene la mezcla perfecta: bonitas vistas, deliciosa comida y una historia muy interesante

El destino perfecto para una escapada urbana, Lisboa no es solo la segunda capital más antigua de Europa, solo la supera Atenas, sino también una ciudad costera, lo que significa que las preciosas aguas azules del Atlántico no te quedarán muy lejos.

Las cautivadoras vistas desde los espectaculares “miradouros” de la ciudad, la alta cocina y la fascinante historia son solo algunas de las razones por las que no debes perderte la capital portuguesa. Sumérgete en la arquitectura gótica de la ciudad y su herencia marinera mientras disfrutas del panorama urbano, charlas con los lisboetas y dejas que el sol te caliente en este paraíso terrenal.

Cómo llegar y cómo moverse

Lisboa está muy bien conectada con taxis, trenes, autobuses y tranvías, como los de la estación Gare do Oriente

Lisboa está muy bien conectada con taxis, trenes, autobuses y tranvías, como los de la estación Gare do Oriente

Si vuelas al aeropuerto Portela de Lisboa, estarás a tan solo siete kilómetros del centro de la ciudad, por eso es tan fácil y cómodo desplazarse. Los viajeros en silla de ruedas o con problemas de movilidad pueden elegir usar el servicio de asistencia especial que proporciona el aeropuerto. El servicio de asistencia MyWay puede solicitarse al comprar el vuelo o hasta 48 antes de volar, pero lo mejor es notificarlo con la mayor antelación posible.

Como el centro queda muy cerca del aeropuerto, otra opción es coger un taxi hasta donde te estés hospedando. Al ser un trayecto de unos 15 minutos y una carrera de 15 euros aproximadamente, es una buena opción si vas justo de tiempo o si necesitas ayuda para moverte.

Comparada con otras capitales europeas, el transporte en Lisboa es bastante barato. El billete de autobús del aeropuerto al centro cuesta menos de 2 euros. Así que si viajas con un presupuesto ajustado, puedes dedicar ese dinero a comer marisco o dulces portugueses. ¿Que no te lo crees? Pues sigue leyendo.

 Los nuevos tranvías son mucho más accesibles para los viajeros con discapacidad

Los nuevos tranvías son mucho más accesibles para los viajeros con discapacidad

A pesar de ser uno de los emblemas de la ciudad, los viejos tranvías que recorren Lisboa no son accesibles si vas en silla de ruedas. Incluso resultan poco prácticos si tienes algún problema de movilidad.

Pero no temas, aunque los nuevos tranvías no tienen tanto encanto, son mucho más accesibles y puedes subir en prácticamente todas las paradas, así que ya no debes preocuparte por cómo moverte. De todas formas conviene que compruebes qué paradas son accesibles antes de iniciar tu ruta.

El metro de Lisboa llega hasta el aeropuerto con la línea roja, y es la forma más barata y rápida de llegar. Es más, muchas paradas de metro son accesibles si te mueves con silla de ruedas y además están muy limpias. Existen cuatro líneas diferentes y todas las estaciones, salvo a algunas pequeñas excepciones, están abiertas hasta la 1 de la madrugada.

CONSEJO: Para ahorrarte dinero, compra un bono combinado para autobús y metro para los días que tengas pensado quedarte.

Alojamiento

 En el pintoresco barrio de Alfama encontrarás muchas opciones de alojamiento

En el pintoresco barrio de Alfama encontrarás muchas opciones de alojamiento

Lisboa tiene una amplia oferta de alojamiento para todos los bolsillos. Por ejemplo, el hostel Independente Hostel & Suites, ubicado en Barrio Alto. Tendrás a un paso el Miradouro de São Pedro de Alcantara, donde podrás disfrutar de las vistas de la ciudad, del Castillo de San Jorge y del centro lisboeta. El hostel tiene ascensor para los huéspedes en silla de ruedas y con problemas de movilidad. Puedes conseguir una cama a partir de 12 euros la noche.

CONSEJO: Si eliges un alojamiento que quede cerca de la línea roja del metro, luego podrás volver al aeropuerto más fácilmente.

Si buscas algo de más nivel, echa un vistazo a memmo Alfama. Este moderno hotel de 4 estrellas está ubicado en el barrio de Alfama, cerca de la famosa parada de tranvía, un lugar perfecto para sacar las mejores fotos y subirlas a Instagram.

En los meses de verano, el bar con piscina de la azotea es perfecto para escapar del calor sofocante de las calles. Además todo el edificio es accesible, así que no tendrás que preocuparte de nada. Lo único que debes hacer a tu llegada es notificar al personal qué necesitas. Puedes encontrar una habitación a partir de 120-130 euros la noche.
¿Quieres descubrir otros alojamientos? Echa un vistazo a estos 10 increíbles hostales de Lisboa.

De turisteo

 El Castillo de San Jorge fue una antigua fortaleza morisca que el primer rey de Portugal usó como palacio real

El Castillo de San Jorge fue una antigua fortaleza morisca que el primer rey de Portugal usó como palacio real

Lo mejor y lo peor de Lisboa son sus cuestas. Tendrás unas vistas maravillosas desde sus numerosos miradouros, pero llegar hasta ellos te costará un poquito. El Castillo de San Jorge fue una antigua fortaleza morisca que el primer rey de Portugal, Dom Afonso Henriques, usó como palacio real. Desde aquí las vistas de la ciudad son incomparables.

Para subir al punto más alto del castillo deberás superar muchos escalones, pero no desesperes, si vas en silla de ruedas también podrás disfrutar de las vistas desde los niveles inferiores de la fortificación.

Los cañones y los yacimientos arqueológicos se encuentran abajo del todo, donde también hay una cafetería, ubicada por suerte a la sombra. Existen servicios personalizados disponibles para las personas con movilidad reducida, y se permite en el recinto los perros lazarillo.

 El Monasterio de los Jerónimos estaba regentado por monjes que ofrecían consejo espiritual a los marineros

El Monasterio de los Jerónimos estaba regentado por monjes que ofrecían consejo espiritual a los marineros

Un sueño hecho realidad si te gusta la arquitectura, el Monasterio de los Jerónimos presenta una fachada gótica que guarda cierto paralelismo con el Parlamento de Budapest. Con diseños y esculturas muy trabajados que recrean escenas marineras, este Patrimonio de la Humanidad de la Unesco estuvo originalmente regentado por monjes que ofrecían consejo espiritual a los marineros.

Hay una rampa disponible para entrar en el monasterio, aunque para entrar en la iglesia hay que superar unos cuantos escalones. Aunque el monasterio ofrece un recorrido guiado táctil para personas con discapacidad visual, intenta notificar tu visita con la máxima antelación posible. Hay un baño para discapacitados en el monasterio, que siempre viene bien y te hace la vida más fácil.

Comer y beber

 Si quieres ir a la Cervejaria Ramiro, será mejor que lleves un calzado cómodo: es probable que tengas que hacer una larga cola, pero en el fondo vale la pena

Si quieres ir a la Cervejaria Ramiro, será mejor que lleves un calzado cómodo: es probable que tengas que hacer una larga cola, pero en el fondo vale la pena

Para aprovechar al máximo el turisteo, debes reponer fuerzas. Por suerte, Lisboa está llena de opciones. Al estar cerca del mar, el marisco y el pescado son exquisitos. La Cervejaria Ramiro es un restaurante de mariscos muy popular entre los locales y los turistas, y con razón.

A veces la cola llega hasta la esquina. Intenta evitar las horas punta y lleva calzado cómodo, pues no te quedará más remedio que esperar. Pero tranquilo, que cuando pruebes su comida te darás cuenta de que tanta cola habrá valido la pena.

Ahora llega el momento más dulce. Pastéis de Belem produce las tartaletas de crema más ricas que hayas probado jamás. La vieja receta proviene del Monasterio de los Jerónimos y se ha mantenido intacta desde 1830. Se hornean cada día y a cada bocado notas el amor y el cariño con el que se han hecho. Los característicos azulejos blancos y azules que decoran el interior del local te cautivarán. También puedes pedir los pastelitos para llevar.

CONSEJO: Está muy cerca del Monasterio de los Jerónimos, así que puedes ir antes o después, ¡o ir dos veces!

De marcha por Lisboa

 Si quieres salir de marcha, ve a la zona de Cais do Sodré

Si quieres salir de marcha, ve a la zona de Cais do Sodré

Ahora que ya te has hinchado a marisco y has bebido el mejor vino, solo te queda una cosa por hacer: ¡salir de fiesta! La lista de lugares adonde ir es larga, así que resulta difícil decidir por dónde empezar. Después de la fiebre que sufrió Barrio Alto, ahora muchos apuestan por Cais do Sodré, una zona reinventada y que en este momento se considera el barrio más moderno de la ciudad y con más marcha, así que no te vayas sin visitarlo.

Pero no podemos dejar de recomendarte que también vayas a Barrio Alto. Comparable con Nueva Orleans, esta zona llena de vida es una apuesta segura si quieres disfrutar de la vida nocturna. Está lleno de bares y sitios de música en directo. Déjate caer por Pavilhão Chinês, un original bar que en su día fue un ultramarinos, luego un museo de juguetes y donde ahora sirven cócteles.

Si alguna vez te has preguntado cómo sería tomarte una copa rodeado de soldaditos de plomo, esta es tu oportunidad.

Si quieres algo más normalito, ve al barrio de Baixa. Lleno de bares y restaurantes, es el centro de Lisboa y uno de los barrios con mayor facilidad de acceso. Muchas zonas son completamente llanas, como la famosa Praca do Comercio. Desde aquí podrás ver el Arco da Rua Augusta, pero ten en cuenta también que es una de las zonas más visitadas por los turistas.

¿Te apetece algo dulce? Camina un poco y ve a Bread 4 You. Abren para el desayuno, comida y cena (hasta las 11 de la noche), así que puedes quedarte hasta tarde por el centro, pero aún te dará tiempo de coger el metro para volver a casa.

Explora los alrededores

¿Necesitas refrescarte? Sal de la ciudad y a 35 minutos encontrarás el pueblo costero de Cascais

¿Necesitas refrescarte? Sal de la ciudad y a 35 minutos encontrarás el pueblo costero de Cascais

Con su clima mediterráneo y sus temperaturas veraniegas, que a menudo alcanzan casi los 30 grados, la idea de darse un chapuzón en la playa resulta muy tentadora. En ese caso debes ir a Cascais. Puedes llegar en tren a este pueblo costero situado a unos 35 minutos de Lisboa. Los trenes salen en la estación de Cais do Sodré.

Una de las mejores playas es Praia de Carcavelos, pero si quieres aprovechar este pueblo y sus playas al máximo, intenta ir entre semana. Si no, tú y el resto de Lisboa acabaréis peleándoos por un trozo de arena para poner la toalla.Otro sitio precioso al que puedes llegar desde Lisboa es Sintra. Coge el tren en la estación de Rossio, en el barrio de Baixa, y en 40 minutos llegarás a tu destino: la joya de la corona portuguesa.

Como la capital, Sintra es muy empinada, pero el proyecto “Parques de Sintra acogen mejor” proporciona total accesibilidad a los lugares más importantes, incluido el castillo Castelo de Muoros, Sintra y el Palacio da Pena. Ofrecen el préstamo de silla de ruedas, aparcamiento especial para discapacitados, baños accesibles e incluso una plataforma para que puedas llegar a lo alto del castillo en silla de ruedas.

CONSEJO: Un acompañante puede entrar contigo sin pagar, pero se debe aportar un documento que confirme la discapacidad.

Si te gustan las visitas guiadas, puedes reservar plaza en la ruta accesible con silla de ruedas de Adapted Tours Portugal. Ofrecen una excursión que dura todo el día y con ella puedes visitar Sintra, Cascais y Estoril. ¡Además te recogen en tu alojamiento!

Busca vuelos a Lisboa
Puedes seguir a Jay y descubrir más cosas acerca de sus viajes en Jay on Life, y no te pierdas nuestra guía accesible de Atenas. Para más ideas y destinos, visita la sección Inspiración de momondo.