21 cosas de las que no te debes olvidar cuando hagas la maleta

¿Piensas ir al Sáhara sin sombrero? ¿Navegar río arriba sin remos? Evita catástrofes con esta lista de cosas que no te debes olvidar cuando hagas la maleta

Categoría Consejos & trucos

Fecha 20/09/2015

Con los vuelos y el hotel reservado, hacerte la maleta es lo único que te separa de pasar unas estupendas vacaciones. Sabemos que es un rollo, pero si sigues nuestros consejos de experto, ¡nunca tendrás que volver a preocuparte! Con esta lista, sabrás siempre qué llevar en la maleta:

1. Haz una lista

Vale, sabemos que suena superaburrido, pero las listas tontas son la mejor manera de pasar unas vacaciones sin estrés. Haz una lista de artículos básicos y de artículos que te gustaría llevarte. Sé realista y ten en cuenta las limitaciones del equipaje. Si necesitas inspiración para hacer la lista, quizás esto te ayude…

2. No te olvides del kit de primeros auxilios

A ver, no te decimos que te prepares como si te fueras a trabajar a urgencias, simplemente te recomendamos que te lleves una pequeña bolsa con las pastillas y medicamentos que puedas necesitar. Al fin y al cabo, nadie quiere tener un dolor de cabeza insoportable, fiebre, molestias estomacales o las tres cosas a la vez en vacaciones. Quizás sea fácil comprar los medicamentos en tu ciudad, pero a lo mejor en el país que visites solo los venden con receta médica. Y lo mismo pasa con los medicamentos de la alergia o del asma… ¡que no se te olvide meterlos en la maleta!

3. Controla los líquidos

Todos sabemos de qué va la cosa, pero aún así hay dudas y se hacen tapones en el punto de control de seguridad del aeropuerto, cuando un avispado intenta colar una botella de agua. Para disgusto de muchos, el equipaje de mano de vuelos europeos tiene un límite de 100 mililitros por envase y todo tiene que caber en una bolsa transparente de plástico con cierre deslizable (normalmente la puedes conseguir en el aeropuerto, pero te hacen pagarla). Si llevas líquidos que superen ese límite, mételos directamente en la maleta facturada.

4. Las etiquetas están para ayudar

A no ser que seas un superespía, lo de viajar de incógnito no debería preocuparte.
La mayoría de maletas vienen con unas etiquetas estándar, asegúrate de rellenarlas, lo agradecerás si tú, (o tu compañía aérea) ¡perdéis el equipaje!

5. Ten en cuenta las restricciones de equipaje

Una chica llenando demasiado la maleta.
Llenar demasiado la maleta no es nunca una buena idea. ©: Highways Agency

Si la compañía aérea dice: “23 kilos”, ¡entonces son 23 kilos! Pesa la maleta antes de ir al aeropuerto y asegúrate de que no supera el límite, si no, tendrás que soltar la mosca en el aeropuerto o, incluso peor, despedirte de esa bonita chaqueta de punto hecha a mano, que tanto le costó hacer a tu abuela. Todos hemos intentado meter un par de pantalones extra en una maleta a rebosar, pero las restricciones existen por una razón, y esa razón es tu seguridad. Lo que nos recuerda…

6. Deja espacio para las compras que hagas durante las vacaciones

Da igual si son cosas del duty free o recuerdos, es inevitable que acabes volviéndote con más cosas de las que te fuiste, ¡así que deja espacio para esas posibles compras!

7. Pasa de los zapatos

La peor y lo más frustrante a la hora de hacer la maleta son los zapatos. La cantidad de zapatos que debes llevarte dependerá de cuánto tiempo dure el viaje. Sin embargo, nosotros pensamos que tres pares es una cifra razonable para unas vacaciones de una o dos semanas. Más importante que el espacio que ocupan, es la función que le damos. Así que más vale que antes de meter unas botas de montaña o unos tacones, metas un par de zapatos que te sirvan para todas las situaciones. Ponte los que más ocupen el día que vueles, y acuérdate de ponerte también calcetines, así tendrás más espacio en la maleta.

8. Cosméticos: ¡llévate los justos!

A menos que quieras irte a una isla desierta, podrás comprarte champú o crema solar en cualquier rincón del mundo. Si llevas pocos líquidos también te evitarás llevarte la desagradable sorpresa de que algún líquido pegajoso se haya salido y te haya acabado pringando toda la maleta. Y si de verdad no puedes vivir sin esa crema facial, intenta llevarte solo la cantidad que necesites para tus vacaciones y nada más. De esa manera puedes tirar el envase cuando esté vacío y hacer hueco en la maleta para tu viaje de vuelta.

9. Enróllate…

Mucho se ha dicho acerca de este consejo, pero nosotros creemos firmemente que enrollar la ropa es lo mejor. No solo porque de esta forma te ahorras las arrugas de las prendas, sino porque también puedes ganarle mucho espacio a la maleta.

10. Mete todo lo valioso en la maleta de mano

Todo lo valioso debe ir en la maleta de mano
Todo lo valioso debe ir en la maleta de mano. © Jon Rawlinson

Normalmente, hoy en día las compañías aéreas ya no pierden el equipaje, pero ¿para qué arriesgarse? Ve a lo seguro y guarda todas las cosas caras en la maleta de mano, desde tu cámara hasta tu anillo de compromiso de diamantes.

11. No te olvides de los adaptadores

Si los necesitas, no te gastes el dineral que te piden en el aeropuerto y cómpralos con antelación. 

Aquí tienes una guía en la que hemos recopilado todos los enchufes del mundo para que no te equivoques al escoger adaptador.

12. Llévate ropa de diario, no prendas excéntricas

Igual querías llevarte ese disfraz de plátano al viaje, pero ¿es realmente necesario? ¿Ropa elegante o no? Esa es la pregunta que deberías hacerte cuando calcules el espacio de la maleta. Llévate ropa de diario y un modelito de noche clásico, pero deja en casa esas prendas extravagantes para salir de noche.

13. Ten cuidado con lo que requiere cuidado

Si tienes que llevar platos o vasos de cristal, envuélvelos con papel de burbujas o mételos entre la ropa y colócalos en mitad de la maleta, es la forma más segura de saber que llegarán de una pieza.

14. Clasifica tu ropa

Guarda la ropa en grupos, es decir, las camisas con las camisas, los pantalones con los pantalones… De esta manera te resultará más fácil encontrar lo que estás buscando y deshacer la maleta cuando llegues a destino.

15. Mete un miniarmario en tu equipaje de mano

No un miniarmario literal, claro, pero siempre es buena idea meter una muda limpia en tu equipaje de mano, por si acaso tu equipaje se pierde en un momento de confusión en el aeropuerto.

16. No adivines el tiempo, ¡compruébalo!

Una pareja en moto con un paraguas para protegerse de la lluvia.
No salgas de casa sin un paraguas. ©: Sukantho Debnath

Dependiendo de adonde vayas, las predicciones del tiempo son tu mejor aliado o tu peor enemigo. Llueva o haga sol, los meteorólogos siempre te dirán qué tiempo tendrás durante tus vacaciones. Comprueba el parte el día antes de volar y haz tu maleta acorde, y haz sitio para ese chubasquero o paraguas que ojalá no tengas que usar.

17. Nada de manicuras a bordo

Consejo para las señoras (y para los señores que se cuidan): si estás pensado en llevarte una lima, unas tijeras o cualquier otro artilugio punzante en el equipaje, ¡olvídalo! Están prohibidos y en el aeropuerto te pedirán que los tires.

18. Las cosas más importantes ponlas arriba

Si crees que puedes necesitar esa cosita (quizás que incluso puedas necesitarla en el aeropuerto), como por ejemplo, una chaqueta… ¡ponla arriba! Es un consejo muy obvio, ¡pero tal vez sea tan obvio que igual se te pasa!

19. ¿Toallas?

¡Toallas! Otro inoportuno artículo que ocupa mucho espacio y sobre el que debes pensar largo y tendido, para saber si lo necesitarás o no. Comprueba si en el sitio donde te alojas disponen de toallas (probablemente sí) y haz la maleta teniéndolo en cuenta.

20. Quítate la ropa en el control de seguridad del aeropuerto

Es poco probable que te pidan que te quedes en ropa interior, pero sí que es posible que te pidan que te quites algo cuando pases por el control. Normalmente te piden que te quites los zapatos, el cinturón y la chaqueta y cualquier joya u objeto de metal que puedas llevar. ¿Y si viajas con un portátil o una tableta? Se lo tendrás que mostrar a los simpáticos trabajadores del puesto de control.

21. No salgas de casa sin lo básico

Este penúltimo consejo es importante, porque sin estas cosas, tendrás que volverte directo a casa: comprueba una y otra vez que llevas dinero, un pasaporte válido y por el bien de tus compañeros de viaje, un cepillo de dientes. Ten todo esto a mano, así no te olvidarás de lo más importante…

¡Disfruta de las vacaciones!

Publicado originalmente

20/09/2015