Un viaje a los baños árabes del mundo

Cuando árabes y romanos fusionan sus costumbres se crean fenómenos inigualables.

Vieja sauna Turca, hammam

Categoría Consejos & trucos Romántico

Fecha 14/10/2016

Los hamames o baños árabes —también conocidos como baños turcos— son una reminiscencia de una época y una tradición en la que no existía el concepto de agua corriente y, mucho menos, las duchas o bañeras en casa y en la que, además, se utilizaba el ritual del baño como un acto de purificación religiosa.

¿Cómo es un hamam?

Hammam, mezquita de Hassan II (Casablanca, Marruecos
Hammam, mosquée de Hassan II (Casablanca, Marruecos) © Carlos ZGZ

No es exactamente lo mismo un hamam de Ankara o Estambul que uno en Líbano, Rabat, Doha o Madrid— pero la ceremonia que se lleva a cabo en él no ha cambiado tanto desde que el imperio Otomano introdujese estos baños en Europa a través de Al-Andalus. Los hamam  constan de tres habitaciones diferentes que cumplen diferente funciones y que, sin duda, son esenciales para hacer que esta experiencia sea completa.

Empezamos en la habitación caliente, un cuarto inundado por el vapor que recuerda un poco a los vestuarios del gimnasio, en la que nos deshacemos de las impurezas del cuerpo. Aquí llenamos dos cubos con agua, uno fría y otro caliente, y realizamos un primer baño superficial. El siguiente paso es entrar en una sala caliente sin vapor en la que se abren los poros del cuerpo; cuando ya no se pueda tolerar más la temperatura se volverá a la primera habitación, ahora para darse un baño a fondo con jabón. Dependiendo del hamam —y del país— será un empleado o empleada o un compañero o compañera de baño —hombres y mujeres realizan en ritual por separado— quien nos ayudará a lavarnos. Una vez que nos hemos deshecho de suciedad, jabón y residuos pasamos a la sala fría, un cuarto con bancos y, en ocasiones, duchas en el que nuestro cuerpo vuelve a acostumbrarse a la temperatura ambiente.

Muchos hamames ofrecen la posibilidad de darse un masaje para acabar la sesión, con jabones ricos en aceites o aceites esenciales perfumadas. Es cierto que en muchos países son los propios bañistas los que se masajean unos a otros —cosa que a los turistas suele sorprender.

Hamames en el mundo

Hay muchos países y ciudades —no necesariamente árabes o turcos— en los que podemos encontrar hamames agradables o históricos en los que disfrutar de este ritual ancestral. A continuación haremos un pequeño repaso de los más conocidos y recomendables para los más aventureros.

Estambul, los hamames más famosos de Turquía

El museo del Hammam
El museo del Hammam © s1ingshot

Y del mundo entero, se podría decir. Sin duda los baños más famosos hoy en día a nivel internacional son los turcos y, en especial, los que se encuentran en Estambul. El Çemberlitaş es uno de los más antiguos de la ciudad —data de 1584— mientras que el de Cağaloğlu fue el último construido por los otomanos.

Eso sí, lo difícil en Estambul es poder evitar los encantos de sus baños públicos. Una recomendación: visita la ciudad a través de sus hamames y será una experiencia inolvidable —y de lo más relajante—.

Dubai, la modernidad se une a la tradición

Hammam en dubai, sin lujo no hay paraiso
Hammam en dubai, sin lujo no hay paraiso

La ciudad de los Emiratos Árabes Unidos es todo un oasis de modernidad y lujo en medio del desierto y, por eso, sus hamames tienen que estar a la altura de los más exquisitos clientes. En Dubai vamos un poquito más allá para convertir este ritual de purificación en una sesión de spa muy completa rodeada de exquisiteces y mimos. Por ejemplo, el Talise Ottoman Spa es el hammam más grande de Oriente Medio: los baños turcos se encuentran en el centro del lugar, rodeados por diferentes salas de spa donde recibir diferentes tratamientos. Además, cuenta con un restaurante libanés para rematar la jornada de relax.

Marrakech, el corazón del país de los hamames

Gente disfrutando de un buen descanso
Gente disfrutando de un buen descanso © sonia vallejo

En Marruecos en general y Marrakech en particular podemos encontrarnos diferentes tipos de baños públicos: los atractivos hamames turísticos y los de verdad. Los primeros se parecen más a los modernos baños turcos que encontramos en Estambul; los segundos son un viaje a la tradición marroquí más arraigada —no podemos olvidar que en ese país es un ritual casi obligatorio que se realiza todas las semanas, sin falta—.

Los hamames tradicionales más famosos, a la par que baratos, de Marrakech son el Dar el-Bacha,  el Bab Doukkala y el Ziani —aunque este último está a medio camino entre tradicional y turístico—. En ellos se puede compartir estancia con hombres y mujeres —obviamente por separado— locales y disfrutar de un ambiente relajante y costumbrista. Por otro lado, Les Bains de Marrakech, Les Bains de l’Alhambra o Sublima Spa son baños más modernos y turístico —con un precio más elevado— en los que podemos encontrar tratamientos novedosos y salas mixtas especiales para parejas.

Baños árabes en España

hombre disfrutando de un ambiente relajado
Hombre disfrutando de un ambiente relajado

Si no tenemos tiempo para irnos al lejano oriente en busca de hamames siempre podemos encontrarlos en territorio nacional. España está llena de baños árabes o turcos por todas las esquinas —sobre todo en Andalucía—: los de Granada, Córdoba y Málaga son muy conocidos, sobre todo por sus conexiones con los antiguos hamames de al-Andalus. Madrid tampoco se escapa de estos baños públicos, que se encuentran en una céntrica zona de la capital. Los hamames españoles más visitados y famosos son, sin duda, loa Baños Árabes Hammam Álandalus.

También podemos encontrar baños árabes en otras ciudades españolas como Barcelona o Mallorca. En la ciudad condal podemos visitar Aire (The Aire Experience) —también en Nueva York o Chicago—, un hamam moderno con arquitectura que evoca a la antigüedad donde podemos relajarnos acompañados de música en directo o clases de yoga personalizadas. Hammam Palma, por su parte, es un local bastante más tradicional —a la par que moderno— que intenta evocar los baños marroquíes.

¿Cual es vuestra experiencia con los hammames?

Publicado originalmente

14/10/2016