Destinos de serie: un recorrido por Velvet y El tiempo entre costuras

Las series españolas Velvet y El tiempo entre costuras se han convertido en verdaderos fenómenos, ¿quieres montarte un viaje perfecto basado en ellas? Aquí te damos las claves.

Un paseo por las localizaciones de Velvet y El tiempo entre costuras© Moyan Brenn
Un paseo por las localizaciones de Velvet y El tiempo entre costuras© Moyan Brenn

Dos de las series más exitosa de España en los últimos años nos invitan a recorrer las calles de nuestro país y de países vecinos capítulo tras capítulo. Hoy queremos proponeros un plan de viaje de película —o, bueno, de serie— para todos aquellos intrépidos que quieran vivir lo mismo que los protagonistas de Velvet y El tiempo entre costuras más allá del televisor. De Madrid hasta Nueva York, pasando por Tánger, París o Lisboa, entre otros lugares, estas dos series han despertado el gusanillo viajero de muchos de sus seguidores. ¿Te animas a un viaje de cine?

Descubrir un Marruecos mágico con El tiempo entre costuras: Tánger y Tetuán

El Marruecos de El tiempo entre costuras

El Marruecos de El tiempo entre costuras

Tánger y Tetuán ponen fondo a El tiempo entre costuras, esa serie basada en la novela de María Dueñas en la que Sira Quiroga abandona la España previa a la Guerra Civil para, casi fortuitamente, acabar como modista en Marruecos. Su aventura árabe comienza en Tánger, una ciudad que, tanto en la ficción como en la realidad, desprende multiculturalidad, color y contrastes. Un lugar extraño y apasionante a la vez.

Tánger romántica

Gente paseando por el boulevard Pasteur de Tánger

Gente paseando por el boulevard Pasteur de Tánger

La Tánger moderna se caracteriza por haber sido un enclave internacional para el comercio europeo y, de ahí, que su medina tradicional llame la atención frente a unos barrios modernos que nacieron a principios del siglo pasado. El olor a azafrán, canela, cilantro, hierbaluisa, verduras y cordero envuelven la localidad. Recorrer la ciudad ya es de por sí caminar por las páginas de El tiempo entre costuras o pasear por sus decorados, pero si lo que quieres es una experiencia de serie, lo mejor es acercarse al boulevard Pasteur, arteria principal de la parte nueva, y llegar hasta la librería de Las Columnas. La antigua fortaleza de Kashbah es también una parada indispensable de estos decorados de serie, ya que la fachada de su museo hace las de comisaría.

Encuentra vuelos baratos a Tánger

Tetuán, la paloma blanca

La ciudad de El tiempo entre costuras

La ciudad de El tiempo entre costuras

La siguiente parada en esta ruta sacada de la imaginación de María Dueñas es Tetuán, la joya marroquí en la ladera de la montaña del Riff. Las fachadas de color verde y blanco de la avenida Mohamed V y la de Hassan II nos trasladan a un barrio andaluz en medio de Marruecos como reminiscencia de la capital del protectorado español. La fachada del Instituto Cervantes da vida al taller de Sira en la serie.

Además, la antigua estación de tren, ahora un museo de arte moderno, es un imprescindible de Tetuán. Al igual que las siete puertas que dan paso a la medina, aquella que cobra tanta relevancia en El tiempo entre costuras y que, además, es Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO.

Encuentra vuelos baratos a Tetuan

Lisboa, Cascais y Estoril: un paseo por el Portugal de María Dueñas

Lisboa, tranvías y calles adoquinadas © Thanasis Geo

Lisboa, tranvías y calles adoquinadas © Thanasis Geo

Cascais, una villa marinera que se ha parado en el tiempo, ha visto pasear a los protagonistas de la serie y novela de María Dueñas. El encanto de sus calles, playas y edificios hacen que siga manteniendo ese aspecto de ciudad para turistas adinerados que tuvo el siglo pasado. Tras recorrer Cascais, nos movemos hacia «la rivera portuguesa», a tres kilómetros de esta. Estoril, famosa por haber sido el lugar de descanso de las clases pudientes europeas, acoge a la crème de la crème de hoy en día. Sus playas son las más bellas de Portugal, lo que hizo que la eligiesen para rodar la serie.Si Marruecos es el gran protagonista de El tiempo entre costuras, Portugal también se convierte en parte de sus localizaciones. Empezamos nuestra ruta por el país de los castillos en Lisboa, elegida para rodar la serie porque sus tranvías, sus calles adoquinadas y sus edificios antiguos nos trasladan a mediados del siglo XX. Aunque la capital de Portugal sea una ciudad moderna, sigue ofreciéndonos ese equilibrio perfecto entre lo clásico y lo actual que la convierte en una ciudad atemporal.

Encuentra vuelos baratos a Lisboa

Un recorrido por el Madrid de Velvet

La Gran Vía madrileña © El Tabernero

La Gran Vía madrileña © El Tabernero

Durante los últimos tres años millones de espectadores se sumergieron en la magia y el romanticismo del Madrid de mediados del siglo pasado. La Galería Velvet, que a muchos recuerda a aquellas míticas Galerías Preciados, nos traslada a la Gran Vía madrileña de los años 50 —eso sí, recreada en un plató en San Sebastián de los Reyes, el mismo en el que se grababa Sorpresa, sorpresa—. El club de golf de Madrid y la iglesia de los Jerónimos forman parte de los decorados reales de Velvet. Sin embargo, si lo que queremos es hacer una visita al Madrid de la serie, lo mejor será pasear por la Gran Vía real y compararla con los decorados de la serie que nos llevan a mediados del siglo XX.

Encuentra vuelos baratos a Madrid

Los protagonistas de Velvet viajan a Nueva York y París

La Nueva York real, imitada en el Parque Warner para Velvet© Hernán Piñera

La Nueva York real, imitada en el Parque Warner para Velvet© Hernán Piñera

El parque Warner, situado a las afueras de Madrid, recrea La Gran Manzana, sus calles y sus avenidas. Por el contrario, París cobra vida gracias a un famoso hotel madrileño: el emblemático Hotel Ritz, en el mismo centro de la capital, acogió el rodaje de Velvet para simular el lujo y el ambiente parisino de la época que recrea la serie. Por su parte, la Casa de Campo, el parque más grande de la capital, se hace pasar por la ribera del río Sena.¿O no? En un par de episodios, la serie nos traslada a las américas y a la moderna y lujosa Francia. Nueva York y París son —y han sido— los dos centros neurálgicos de la moda y, por eso, los protagonistas de una serie que gira en torno al mundo de la alta costura no podía dejar de visitar estas ciudades. Sin embargo, no todo es oro lo que reluce y la Nueva York y la París que aparecen en Velvet no son las de verdad.

Aunque en la serie Nueva York y París no fuesen reales, no podemos desaprovechar la oportunidad de visitar cualquiera de estas dos ciudades. La ciudad que nunca duerme y la de las luces son dos destinos perfectos en cualquier momento del año.

Encuentra vuelos baratos a Nueva York ó Encuentra vuelos baratos a París

¿Te apuntas a un viaje de película —o de serie— en tus próximas vacaciones?