Tres destinos para desconectar en junio

Perderte en el norte de Europa, dejarte seducir por la arena africana o descubrir un lugar mágico en medio del océano. En momondo te ofrecemos tres destinos de ensueño para hacer de junio un mes inolvidable.

La Plaza Stortorget, en el corazón de Estocolmo

Categoría Ciudades

Fecha 11/05/2017

Se acerca el mes de junio y con él, para muchos, las esperadas vacaciones. ¿Cuentas ya los días hasta entonces? ¿Con ganas de desconectar de la rutina del día a día y buscar un lugar donde perderte unos días? En momondo te ofrecemos tres alternativas para adaptar a tus días libres, tus gustos y, sobre todo, a tu bolsillo.

Buscando el norte: Estocolmo

La llegada del buen tiempo es una muy buena oportunidad para visitar destinos que a lo largo del año se caracterizan por el frío y las temperaturas bajísimas. Si bien la nieve es uno de los atractivos más importantes de dichos lugares, visitarlos cuando las heladas remiten también permite descubrir sus encantos de una manera más confortable.

El mes de junio en Estocolmo es pura luz. Su localización hace que en este mes los días se alarguen hasta casi el infinito, contando con cerca de 18 horas de sol diarias.

Es cierto que, en general, la capital de Suecia no responde a los criterios de los bolsillos más ajustados (aunque tiene muchísimas posibilidades para hacer planes gratis) , pero suple sus precios más o menos moderados con una oferta cultural, de ocio y gastronómica como pocas. La Venecia del Norte (con más de 50 puentes que conectan sus 14 barrios en pequeñas islas, no sorprende su sobrenombre, ¿verdad?) tiene algunas visitas obligatorias para cualquier turista: en la capital del diseño europeo no puedes perderte la zona de Södermalm, en el centro, con sus tiendas y comercios de grandes marcas; puedes dejarte seducir por Gamla Stan, el corazón de la ciudad, con su casco antiguo lleno de reliquias medievales como la Catedral o el Palacio Real; y en Djurgården te sentirás como un auténtico turista con su zoo, parque de atracciones y enormes jardines.

Un paseo en bicicleta por la ciudad
Un paseo en bicicleta por la ciudad

Un puerto milenario: Tánger

El viaje en avión a Estocolmo sí que resulta muy barato. Y si tienes oportunidad, haz coincidir tu escapada con las fiestas del solsticio de verano. ¡Alucinantes!

En dirección casi opuesta y cruzando el Mediterráneo, un rincón imperdible en junio te espera en Marruecos. Tánger rezuma siglos de larga tradición y tiene el aroma de las grandes historias del norte de África. Un destino a la vuelta de la esquina que sin embargo es un salto de costumbres enorme y muy asequible para tu cartera.

Colorida calle de Tánger ©Robert Brands

¿Por dónde empezar? El Gran Zoco es el centro neurálgico de la ciudad y casi donde convergen todos sus encantos. La Plaza 9 de abril es la puerta de entrada a la esencia de Tánger, donde disfrutar de su gastronomía en sus grandes terrazas. Imposible irte sin probar el cuscús, las keftas o los dulces como ktefa o briouats.

Con ganas de dar un largo paseo y dejándote llevar por la misma ciudad, un recorrido por la medina es meterse de lleno en lo mejor de la cultura marroquí. Sus calles estrechas y coloridas son un delicioso laberinto en el que perderse. Regatear en sus pequeñas tiendas y parar a tomar un té hará que te sientas como los auténticos bereberes.

Y saliendo a la periferia, dejando atrás la urbe, no dejes de echar una mirada al mar. La Cueva de Hércules (¿a qué te recuerda su silueta?) y el Cabo Espartel son el destino turístico por excelencia y a sólo unos pocos kilómetros de la ciudad. Unas vistas increíbles de cómo África acaricia el mar y donde disfrutar de un atardecer único.

La Cueva de Hércules © Kevin Walsh
La Cueva de Hércules © Kevin Walsh

La visita a Tánger es relativamente rápida, así que si te sobran días puedes pegarte una escapada hacia el sur para visitar Tetuán, o con unos pocos kilómetros más Fez, Rabat o Casablanca.

Más allá del océano: Islas Azores

¿No te animas a perderte por el norte de Europa? ¿No te convencen los encantos marroquís? Aquí va una propuesta totalmente diferente para meterte de lleno en plena naturaleza…y en el océano: las Islas Azores.

El pequeño archipiélago portugués se encuentra en mitad del océano Atlántico y es un espectáculo visual. De origen volcánico, sus nueve islas son un pequeño homenaje a la naturaleza volcánica. Su encanto es, precisamente, sus tierras rojas y escarpadas.

Corvo, Flores, Faial, Graciosa, Pico, Terceira, Sao Jorge, Sao Miguel y Santa María tienen un legado cultural enorme. No en vano, han sido el cruce de caminos entre América, África y Europa durante siglos.

La mayor parte de la población se encuentra en Sao Miguel, con su capital en Ponta Delgada. La isla es una maravilla natural con un puerto legendario, extensos parajes verdes y mucha actividad social, sobre todo en la ciudad. El interior de la isla, silueteado por pequeños conos volcánicos, forma un conjunto de lagos naturales de aguas cristalinas, aunque la temperatura del agua hace que sólo los más valientes se animen a bañarse. Parada obligatoria, el Cerrado das Freiras, un mirador único que ofrece una panorámica de la isla digna de las mejores postales.

El cielo y el mar abrazan las montañas
El cielo y el mar abrazan las montañas

Y en cualquiera de las islas, una excursión magnífica es descender por alguna gruta volcánica. Si lo tuyo es la espeleología, te maravillarán las cuevas y subterráneos que agujerean todo el archipiélago. A veces la lluvia hace acto de presencia, incluso en pleno verano, pero no dejes que sea impedimento para disfrutar de la naturaleza en estado puro que ofrecen las islas.Terceira es otro de los puntos mágicos de las Islas Azores. El centro histórico de esta pequeña isla recuerda a la Europa medieval. Aquí, un bocado obligatorio es la Alcatra à Moda da Terceira, carne de pescado servida en cazuela. ¡Deliciosa!

¿Qué te parecen estas tres propuestas? ¿Se adaptan a tus días libres en el mes de junio? Recuerda que con nuestra herramienta Trip Finder puedes encontrar muchas más sugerencias de viajes y configurar una escapada a tu medida. ¡Y a disfrutar del primer mes de verano!

Publicado originalmente

11/05/2017